Conecta

Cómo elaborar un buen plan estratégico para tu empresa

Para la mayoría de empresas, el futuro es incierto. La situación de los mercados, las circunstancias económicas o los cambios en la demanda son factores que nadie puede controlar. Cualquier evento inesperado, como lo ha sido la pandemia de la COVID-19, puede dar al traste con los objetivos empresariales. Por eso, cada vez es más importante elaborar un buen plan estratégico, con el fin de reducir la incertidumbre en torno a la evolución de la compañía. 

Pero, ¿cómo se elabora un plan estratégico a largo plazo? ¿Cuáles son los elementos que debe contener? Te lo explicamos.

Qué es el plan estratégico de una empresa

El plan estratégico es un documento donde se plasman todas las decisiones a largo plazo que va a tomar una empresa, con los objetivos, las metas y la hoja de ruta que debe seguir una organización para conseguirlos.

Así, define qué acciones tendrá que llevar a cabo la compañía a nivel empresarial para poder abordar todos los retos, desafíos y problemas que vayan apareciendo en el futuro, teniendo en cuenta la incertidumbre inherente al entorno que la rodea.

Normalmente, el plan estratégico plantea, con carácter general, un horizonte temporal de entre tres y cinco años, aunque todo depende del tipo de empresa, de su entorno, del sector en el que opera, de sus objetivos y del proceso de maduración de los resultados.

Contenido del plan estratégico

Un buen plan estratégico debe contener, al menos, los siguientes elementos:

  • La misión y la cultura de la empresa. 
  • La visión estratégica de la organización, con todos los objetivos que se marca la compañía y el modo de conseguirlos.
  • El análisis del entorno, con todos los elementos externos que se deben tener en cuenta. 
  • El plan de acción que define los objetivos y la forma de conseguirlos.

New Call-to-action

Por qué es importante el plan estratégico

La importancia del plan estratégico está fuera de toda duda. Su objetivo fundamental es reducir la incertidumbre en torno al futuro, ya que establece la hoja de ruta que debe seguir la empresa teniendo en cuenta la mayor parte de los escenarios que pueden aparecer. 

En general, el plan estratégico ofrece respuestas a todas las cuestiones empresariales que se puedan producir a futuro. Es el pilar sobre el que se fundamentan las decisiones empresariales, y puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso empresarial. 

Pasos para elaborar un buen plan estratégico

El plan estratégico pretende abarcar una serie de elementos fundamentales dentro de la empresa. Para no olvidar ninguno, es conveniente seguir una serie de pasos que deberían estar presentes en todo plan empresarial:

Análisis interno

Para elaborar un buen plan estratégico, tienes que adaptarlo a cada situación particular. Dependiendo del entorno en el que opera la compañía, de sus características y, en general, de su idiosincrasia, tendrá unas necesidades u otras que se tendrán que abordar de forma correcta. 

En esta etapa, la empresa debe plantearse una serie de preguntas que el plan estratégico tiene que ser capaz de resolver:

  • ¿A quién va dirigido tu mensaje?
  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué imagen tiene tu empresa? ¿Qué imagen deseas que tenga?
  • ¿Cuáles son los retos o problemas que presenta tu compañía en la actualidad? ¿Qué dimensión tienen y cuáles son prioritarios?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades (la primera pata del análisis DAFO)?

Además, es necesario hacer un diagnóstico previo de la situación de la empresa. 

Análisis externo

Una vez analizada tu actividad interna, es momento de revisar tu entorno y determinar en qué posición se encuentra a nivel externo. De nuevo, hay que resolver una serie de preguntas básicas:

  • ¿Quién es tu competencia?
  • ¿Cuáles son las principales amenazas y oportunidades externas (la otra pata del análisis DAFO)?
  • ¿Qué tiene de especial el sector en el que operas?

Definición de objetivos

Una vez hecho un análisis de la situación interna y externa, hay que determinar los objetivos de la compañía. En este proceso también se debe analizar la competencia para encontrar las oportunidades que brinda el mercado. Estos objetivos deben ser:

  • Realistas.
  • Medibles.
  • Con un horizonte temporal basado en las necesidades y las metas empresariales.
  • Acordes a la cultura y la política de la compañía.

Diseño de la estrategia

Después de definir los objetivos, es momento de diseñar la estrategia que seguirá la empresa de acuerdo con su horizonte temporal. Es el paso más importante y crítico de todo este proceso, pues es en este momento cuando se define la auténtica hoja de ruta que seguirá la empresa en los próximos años. 

Por eso, es importante que esté bien definido, porque un paso en falso puede suponer la diferencia entre una estrategia exitosa o una fallida.

New Call-to-action

Implementación y puesta en marcha

Cuando esté definida la estrategia, toca ponerla en marcha. La estrategia debe abarcar todos los departamentos y personal de la empresa, para que todo el mundo sepa la dirección que tomará la compañía en los próximos años y pueda ejercer su actividad con arreglo a la misma. 

Evaluación y control

Una vez puesto en marcha el plan de actuación, es hora de medir los resultados a fin de confirmar las expectativas o decidir nuevas estrategias.

Hay que tener en cuenta que los mercados son volátiles y que no todo se puede anticipar. Cualquier cambio, por pequeño que parezca, puede afectar a tu negocio o empresa. En esta etapa final, deben realizarse las siguientes tareas:

  • Identificar los indicadores de evaluación.
  • Hacer un seguimiento y análisis del plan de actuación.
  • Realizar la toma de mediciones y evaluación del plan de actuación.

Conclusiones

En definitiva, un correcto plan estratégico permite mejorar el proceso de toma de decisiones a largo plazo de toda la organización, cosa que reduce el tiempo y los recursos destinados a las decisiones improvisadas y permite la anticipación a los hechos futuros. Se trata, por tanto, de una herramienta indispensable en todas las empresas, con independencia de su tamaño, que tiene que trabajarse de forma cuidadosa para evitar la incertidumbre asociada al futuro.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.