Conecta

Metodología Agile, un impulso para la transformación digital de la empresa

La Metodología Agile puede ser, en principio, desconocida en la mayoría de las empresas. Pero es posible que, aunque no la conozca, en su empresa se estén aplicando sus métodos sin que sean conscientes de ello. Básicamente, se trata de una metodología para desarrollar proyectos de manera rápida y flexible

Pero la Metodología Agile va mucho más allá. También se trata de una filosofía de organización y trabajo centrada en hacer evolucionar y cambiar los sistemas de organización y trabajo de una empresa. Y, correctamente aplicada, de uno de los motores más eficaces para impulsar la transformación digital de la compañía.

New Call-to-action

Metodología Agile: principios básicos y principales ventajas

Con la Metodología Agile, los proyectos que deben desarrollarse en una empresa se dividen en varias partes más pequeñas. De esta manera se consigue agilizar su desarrollo, y se facilita la entrega de cada una de estas partes en menos tiempo del que se tardaría en hacerlo si se acometiese el proyecto como un todo. 

Su empleo suele obedecer a una apuesta por dotar de más flexibilidad, velocidad y eficiencia al desarrollo de proyectos. Y entre sus principales ventajas están las siguientes:

  • Mejora de la calidad – reduce los fallos y mejora la experiencia del cliente
  • Mayor nivel de compromiso – los trabajadores que emplean esta metodología están, generalmente, más satisfechos y trabajan mejor en equipo. Además se reduce el estres laboral. Hemos de tener en cuenta que cuando tenemos un proyecto muy grande, todo el estres queda para el final, pero al dividirlo en entregas más pequeñas, el estres queda repartido.
  • Más rapidez – el uso de esta metodología acorta el ciclo de producción. También reduce el tiempo de toma de decisiones, lo que hace que se pueda reaccionar más rápido. Esto permite adaptarse mejor a las necesidades del mercado. En proyectos grandes no sabemos si hemos cumplido con las expectativas hasta que se finaliza, es mucho más sencillo cambiar de rumbo si el proyecto está dividido en pequeñas partes.
  • Mayor productividad – la Metodología Agile permite trabajar en función de las prioridades que tengan tanto el equipo como la empresa. Por otra parte, da la oportunidad de asignar mejor los recursos

Más allá del desarrollo de proyectos

metodologia agile

Esta metodología no sólo está indicada en el desarrollo de proyectos. Se puede emplear también para mejorar la transformación digital de una compañía. Sobre todo, para acelerarla cuando la empresa esté en pleno proceso de evolución en medio de un sector y entorno que avanzan rápido. También en caso de que la dirección de la empresa quiera llevarla a cabo teniendo muy presente la opinión de sus clientes. 

Las organizaciones que adopten este estilo de pensamiento para dar un impulso extra a su transformación digital no sólo deben proporcionar a su equipo todo lo que necesiten para trabajar de forma ágil y eficaz. También deben adoptar la costumbre de probar y aprender como parte del proceso. Asimismo, han de acostumbrarse a la adaptación a los cambios y desafíos del mercado. Por otro lado, deberán aprender a responder con rapidez a las necesidades y comentarios de los clientes, y a trabajar por proyectos. Como hemos mencionado que sucede con la Metodología Agile, estos proyectos se dividen a su vez en otros más pequeños. De esta manera se puede cumplir el objetivo de insertar la tecnología en el día a día de la empresa y lograr las metas planteadas a largo plazo.

Por todo esto, adoptar la Metodología Agile no sólo incide en una mayor velocidad en la transformación digital. También conlleva un cambio de cultura en la organización, que hará que los empleados tengan más autonomía y proactividad. Todo ello al mismo tiempo que la empresa gana en transparencia y en la asunción de responsabilidades en todos y cada uno de sus departamentos. 

A todo esto puede, sin duda, ayudar la Metodología Agile, centrada en la división de proyectos en otros más pequeños, así como en dar una respuesta rápida a las necesidades de los clientes y a la adaptación continua y rápida a los cambios. Son requisitos básicos para que una empresa adopte la tecnología y pueda competir en el entorno de constante evolución y cambio actuales y futuros.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.