Conecta

¿Qué ofrece un ERP a los encargados del control de almacén de una empresa?

El módulo de gestión de almacén de un ERP facilita mucho el día a día de las empresas que tienen uno o varios almacenes. Tanto el de uno genérico para sectores que trabajan con almacenes, como el de uno específico para un sector determinado. Todos cuentan con las opciones necesarias para optimizar la gestión y el control de almacén de los productos fabricados y/o comercializados por la empresa.

Además, la posibilidad de utilizar este módulo en combinación con otros del ERP dedicados a las compras y ventas añade muchas posibilidades a quienes opten por gestionar las existencias de sus almacenes con la ayuda de la tecnología. También el uso de la nube, que permite acceder a todas las opciones relacionadas con el control del almacén desde cualquier ubicación en la que haya acceso a Internet.

El ERP en el control de almacén

Muchas empresas dependen de la correcta gestión de sus almacenes. Si fallan en el control de almacén, la compañía puede irse a pique. Hacerlo a mano, en papel, es una locura. Lo mismo que en una hoja de Excel. Por suerte, la tecnología llega en su ayuda, ya que muchos ERP cuentan con un módulo específico para controlar los productos que hay en ellos.

Con este módulo, una empresa puede realizar diferentes operaciones, con las que estar siempre al día de diferentes aspectos de su almacén. Este tipo de herramienta permite, aparte de gestionar las compras y ventas de clientes, controlar las existencias de cada producto en uno o varios almacenes.

New Call-to-action

Entre las opciones más importantes de este apartado está la posibilidad de especificar un stock mínimo para cada uno de los productos del almacén, y hacer que el sistema te avise cuando se rebase. De esta forma, se puede evitar quedarse sin existencias de un producto concreto en el almacén, y fabricar o pedir más unidades cuando salte dicho aviso.

Además, también incorpora funciones que darán la oportunidad de gestionar y evitar, en la medida de lo posible, los excedentes. En algunos casos, el módulo contará con una herramienta de trazabilidad, que permitirá hacer un seguimiento de los productos deseados. De esta forma, se podrán localizar con rapidez cuando sea necesario.

Los inventarios también juegan un papel muy importante. Un buen sistema de gestión de almacenes te permite saber la existencia y la valoración de tus almacenes a 1 de enero por ejemplo, sacando un inventario a fecha, de forma que se pueden pasar las auditorías correspondientes sin dificultades.

Por otra parte, con una herramienta de control de almacén, se puede reducir el tiempo empleado en tareas logísticas. Y también acceder a un histórico de precios y de los movimientos registrados, así como de las existencias de un producto determinado, entre otros datos.

La gestión de encargos puede ser también un punto a favor. En ocasiones no nos interesa disponer de según que artículos en nuestro stock, y en cuanto se genera el encargo de nuestro cliente, el sistema puede realizar la compra a nuestro proveedor, sin necesidad de guardar el material en nuestro almacén.

En algunos sectores, como en el de la distribución, disponer de una gestión de rutas y repartos puede ser muy importante, si se dispone de una flota propia de vehículos que hace los repartos con rutas fijas, la asignación automática de los albaranes a cada una de las rutas puede facilitar el trabajo.

Más allá del control de almacén

No hay que olvidarse de que el hecho de que el control de almacén sea sólo uno de los módulos de un ERP ofrece bastantes posibilidades para realizar operaciones complementarias. Y otras relacionadas con la gestión de un almacén. Por ejemplo, facturación digital, firma electrónica, control de albaranes o gestión de recibos.

En caso de que el ERP que se utilice para el control de almacén sea nativo de la nube, la empresa que lo utilice para la gestión de sus almacenes contará con más beneficios, como hemos comentado. Entre ellos, disponer siempre de la última versión del software sin tener que hacer ninguna tarea de actualización. El desarrollador del ERP será el encargado de actualizarla. Además, siempre estará ajustado a la legislación vigente.

A la vista de todo esto, un módulo de control de almacén puede insuflar un nuevo aire y potencia a su gestión y control. No sólo del stock que hay en él en cada momento, sino que también puede facilitar las tareas de compra y venta de suministros y productos. Además de otras tareas relacionadas, gracias a la posibilidad de integración con el resto de módulos de un ERP.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.