costes fijos de una empresa
18 Oct. 2019

¿Qué son los costes fijos de una empresa y cómo controlarlos?

 

Para una empresa es importante ganar dinero, pero para saber si la actividad está siendo rentable  primero hay que conocer bien los gastos. De ahí la importancia de conocer los costes fijos de una empresa, ya que de ellos puede depender en gran medida la viabilidad del negocio.

New Call-to-action

¿Qué son los costes fijos?

Son los gastos que se mantienen estables a pesar de que los niveles de actividad o de producción de la empresa se puedan ver alterados. No son inmutables, podemos apreciar variaciones en los mismos, pero son bastante estables.

Un caso claro es del alquiler. Si una empresa alquila una nave industrial para llevar a cabo su actividad, el pago de la renta se convierte en un coste fijo que se irá incrementando de forma puntual por cada año de contrato.

Para entender los costes fijos de una empresa debemos comprender que son gastos que, aunque pueden variar, siempre lo hacen por circunstancias que no tienen nada que ver con el volumen de producción.

costes fijos de una empresa

Ejemplos de costes fijos de una empresa

  • Suministros: el precio de los mismos puede variar, pero por lo general se mantiene bastante estable.
  • Alquiler o hipoteca: tal y como hemos señalado antes, aunque hay pequeñas variaciones estos gastos tienen un importe muy estable.
  • Impuestos y tasas: se pagan periódicamente y su cuantía no suele aumentar ni disminuir de forma importante.
  • Servicios de empresas: hace referencia a servicios auxiliares que tenga contratada la empresa. Por ejemplo, el servicio de mantenimiento de los equipos informáticos.
  • Servicios financieros: comisiones que se pagan por tener productos financieros como una tarjeta de crédito a nombre de la empresa.
  • Pago de seguros.

Los costes fijos son protagonistas en la contabilidad

Lo cierto es que la mayor parte de los costes de una empresa se pueden definir como fijos. La mayoría de las veces son absolutamente necesarios y se puede ahorrar muy poco con respecto a ellos.

Esto nos indica que es fundamental tenerlos bien controlados para determinar si un negocio es o no rentable. Si los beneficios obtenidos apenas llegan para cubrir los gastos fijos, estamos ante una empresa que está en serios apuros y sólo tiene dos opciones: o buscar alternativas para rebajar los costes o buscar alternativas para aumentar los ingresos.

¿Cómo controlar los costes fijos de la empresa?

Ya hemos señalado en alguna ocasión que no todos los costes de una empresa deben gestionarse de la misma manera

Lo bueno de los costes fijos es que al ser tan estables se puede hacer una buena planificación de los mismos. Pero para que el presupuesto sea lo más realista posible cada departamento debe indicar los costes fijos que tiene. Esto resulta mucho más sencillo si se utilizan herramientas de última generación como un ERP de contabilidad y finanzas.

Este tipo de software tiene la gran ventaja de permitir modificar los datos en tiempo real. De forma que todos los empleados con acceso pueden ver los cambios introducidos en el mismo momento en que se producen. 

Un presupuesto bien elaborado, que haga un buen seguimiento de los costes fijos en la empresa, es la mejor manera de poder hacer ajustes rápidamente en caso de ser necesario si la viabilidad de la empresa se ve comprometida.

New Call-to-action