cuenta de resultados
11 Dic. 2020

Cuenta de resultados: la comunicación de la información contable

 

Los accionistas, stakeholders y otros posibles inversores requieren conocer la situación en la que se encuentran las empresas en el momento de invertir. Esta necesidad de información es satisfecha en gran parte por la contabilidad y la cuenta de resultados.

New Call-to-action

¿Qué es una cuenta de resultados?

La contabilidad consiste en la captación y registro de las operaciones que realiza la empresa con el mundo exterior. Teniendo esto en cuenta, para atender los requisitos surgidos desde los más diversos sectores sociales, la contabilidad tiene que ser capaz de generar y comunicar toda la información referente a esas operaciones.

Los estados financieros son la manera en que la contabilidad comunica la información que piden los interesados respecto a la marcha y el funcionamiento de una determinada empresa.

El balance de situación y la cuenta de resultados deben reflejar una imagen fiel del patrimonio, la situación financiera y los resultados de la compañía.

La cuenta de resultados consiste en una serie de partidas contables que tienen relación entre sí y que están compuestas por los gastos e ingresos de la organización.

¿Cómo funciona una cuenta de resultados?

La cuenta de resultados es relevante a la hora de interpretar la situación de una empresa, ya que en ella se deben sintetizar las partidas contables que aparecen en las diferentes cuentas de ingresos y gastos. Con el tratamiento de estos datos se obtienen los saldos precisos para determinar el saldo total. 

Los diferentes resultados de una cuenta de resultados son estos:

  • Resultado de explotación
  • Resultado financiero
  • Resultado de las actividades ordinarias
  • Resultados extraordinarios
  • Resultado del ejercicio

New Call-to-action

¿Qué registran las cuentas de resultados?

Para calcular la cuenta de resultados se deben trasladar los gastos de los recursos utilizados en el desarrollo de la actividad a la cuenta de resultados y, por otra parte, se deben llevar, también a esta cuenta, los ingresos correspondientes al valor atribuido por el mercado a los bienes y servicios que se han entregado a los compradores.

En el siguiente esquema puedes ver el funcionamiento de los ingresos y los gastos para obtener la cuenta de resultados:

funcionamiento ingresos gastos

Así pues, la cuenta de resultados de la actividad recoge lo siguiente:

PARTIDAS CONTABLESDESCRIPCIÓN
GASTOSConjunto de gastos que han sido necesarios para llevar a cabo la actividad de la compañía. Es decir, el coste de los recursos utilizados en la actividad empresarial.
INGRESOSConjunto de ingresos que obtiene la empresa al dar salida a sus productos o servicios derivados de la actividad de su producción.

¿Cuál es la relación del balance de la empresa y la cuenta de resultados?

El balance está compuesto por el activo, el pasivo y el patrimonio de la empresa. El activo está compuesto por sus bienes y derechos, es decir, por edificios, mobiliario, mercancías, dinero en el banco, etc.

El activo está a la izquierda del balance, y a su derecha encontramos el patrimonio neto y el pasivo (formados por las obligaciones de la compañía). Esta es la estructura del balance de situación:

BALANCE DE SITUACIÓN

ACTIVOPATRIMONIO NETO Y PASIVO
Lo que tiene la empresa (bienes y derechos)Lo que debe la empresa
Dónde está el dinero invertido:
inversión
De dónde proviene el dinero:
financiación

El balance de situación es diferente de una compañía a otra, pero contiene las mismas partidas contables. Es decir, nos podemos encontrar empresas que están muy endeudadas y otras que no tendrán casi deudas. Y esto no quiere decir, en principio, que unas estén en mejor situación que otras solo por sus datos de endeudamiento.

La cuenta de resultados, que recoge los gastos y los ingresos, se comporta como los elementos pertenecientes al neto patrimonial de la empresa. En otras palabras, el funcionamiento de la cuenta de resultados es igual al de la cuentas del neto patrimonial de la organización.

Cómo usar un ERP para el seguimiento de tu cuenta de resultados

A la hora de realizar la contabilidad, la integración es uno de los factores más importantes. Un sistema de ERP permite que tu empresa pueda integrar toda la información en un mismo software, y así automatizar y gestionar todos los procesos financieros.

Este tipo de software permite minimizar errores en la recogida de la información, ya que cada movimiento se actualiza según se realiza en la organización.

Esto beneficia a toda la compañía y permite que todos los departamentos tengan disponible la información para su consulta. Cuando la información contable está organizada y es correcta, se puede utilizar en la toma de decisiones.

De la misma manera, cuando se simplifican los procesos contables y se integran en un mismo software, automáticamente, todos los procesos operativos se ven beneficiados gracias a que cuentan con toda la información contable y financiera. Con esto se pueden plantear estrategias y negociaciones para aumentar la cuenta de resultados.

Una de las principales mejoras dentro de la contabilidad que ofrece un ERP y que podrás ver día a día es la posibilidad de contar con cierres contables más ágiles y rápidos. La automatización de los procesos contables permite agilizar los cierres mensuales y anuales, a través del acceso de la información en tiempo real por parte de todos los departamentos.

Por otra parte, los sistemas de software de ERP ofrecen funciones con las que las empresas pueden acceder a información ordenada de forma estadística. También permiten la preparación de presupuestos de ventas, enviar informes de los trabajadores a los jefes y manejar la cuenta de resultados, sin olvidar que con ellos puedes tener información de los bancos, nóminas, impuestos, etc., y así tener un mayor control sobre las operaciones que se realizan en tu compañía y los gastos en los que esta está incurriendo a raíz de realizar su actividad.

New Call-to-action