trazabilidad de un producto
26 Oct. 2020

Optimizar los procesos mediante la trazabilidad del producto

 

La trazabilidad de un producto consiste en un conjunto de acciones o de procedimientos que identifican a un determinado artículo desde el inicio de su existencia hasta que llega al consumidor final.

Así, la trazabilidad permite rastrear cada producto desde su origen hasta su destino final, es decir, cuando el cliente lo recibe. Por tanto, interviene en todas las etapas: la gestión del almacén, la cadena de producción o el suministro del producto al cliente final.

Esta labor de realizar el rastreo es complicada y lleva su tiempo. Además, se debe hacer al detalle. No obstante, existen algunas tecnologías que la facilitan y consiguen optimizar los procesos.

New Call-to-action

La importancia de la trazabilidad de un producto

Una correcta gestión de la trazabilidad de productos conlleva importantes ahorros de costes en la producción y la logística de la empresa, da paso a mejorar los procesos productivos y asegura la calidad de su resultado final.

La gestión de la trazabilidad de productos fabricados, es decir, la interna, se utiliza para identificar un producto y para realizar el registro de la traza de los procesos productivos, las variables más importantes del proceso respecto al resultado deseado y la gestión de la calidad del producto. 

Todo esto forma parte del proceso que permite compartir la información y enriquecer los registros de los movimientos logísticos desde la salida de la empresa hasta su llegada al cliente final, es decir, la trazabilidad externa, la cual se añade a la gestión de la trazabilidad en la cadena de suministro.

Esta gestión se ha convertido en algo vital dentro de la empresa. Cada vez más sectores industriales la implantan por la necesidad de cumplir con las normas asociadas a la producción y la distribución, y con los plazos en los procesos logísticos.

Por tanto y como avanzamos, dentro de este concepto global de trazabilidad de un producto podemos distinguir dos clases de trazabilidad:

  • Interna. Consiste en la obtención de la traza del producto y del proceso, con todos los pasos internos que implica la fabricación. Con sus lotes de materias primas identificados, semielaborados, un registro de los medios de producción (máquinas, líneas, células…) y su información de parámetros de proceso, conteos de unidades, registros de calidad asociados al producto y al momento del registro, procesos de identificación de la unidad mínima a trazar, producto unitario, lote, palet, etc.
  • Externa. Es aquella que posibilita el seguimiento externo de los datos de la trazabilidad interna que acompañan al producto, pudiendo añadirles información externa como puede ser la resultante de la gestión logística. Esta puede necesitar registros adicionales como, por ejemplo, de temperaturas, estado de los embalajes o variaciones en los formatos de agrupación de los productos.

La trazabilidad interna y los registros adicionales de la externa tienen como objetivo asegurar la trazabilidad del producto a lo largo de la cadena de suministro que se genera hasta la entrega al consumidor.

Optimización de los procesos de trazabilidad de productos con códigos barras

Los códigos de barras identifican los productos desde hace bastantes años. Poco a poco, su uso fue incorporándose al día a día de las empresa, hasta convertirse en un elemento indispensable. Hoy, todos los productos en venta tienen visible en su etiquetado un código de barras.

Mediante la aplicación del etiquetado en unidades de consumo y agrupaciones logísticas de las cadenas de suministro se contribuye a la gestión de la trazabilidad. De esta manera, los envoltorios, cajas y palets salen de la empresa con su código de barras estándar, que permite que la información sobre los productos esté disponible en cualquier momento, sin importar en qué lugar del trayecto se encuentren. Y con esto se evitan posibles errores. 

Hay que tener en cuenta que este tipo de codificación también puede causar algunos problemas. Sobre todo en el caso de no tener disponible un soporte informático para su lectura que permita acceder a la información.

Si no se cuenta con un software adecuado que posibilite disponer de la información, es indispensable para la empresa tener un sistema de gestión para consultar los datos de los códigos de barras. Es decir, debe contar con un ERP específico para poder hacer la distribución.

La utilización de un sistema de código de barras puede ofrecer bastantes beneficios, sobre todo, en áreas y actividades como son la trazabilidad, la gestión del almacén, la expedición de los productos, las ventas o el marketing y la publicidad. Estos códigos se utilizan para optimizar los procesos de seguimiento y trazabilidad. Contienen información de un lote de productos o, si se usan de manera individual, se convierten en un sistema identificador.

Los códigos de barras tienen como misión optimizar procesos y mejorar la eficiencia. Esto se traduce en una mayor eficacia operativa y en un nivel de satisfacción del cliente también más elevado. Todo, a un coste muy bajo.

optimizar procesos

La utilización de RFID y eKanban en la trazabilidad de un producto

La identificación por radiofrecuencia (RFID) se ha convertido en una de las principales tecnologías para el rastreo o seguimiento de los productos en una empresa. La tecnología RFID usa ondas de radio para conseguir la comunicación entre una etiqueta (que dispone de microchip), una antena y un dispositivo de lectura.

Las etiquetas RFID contienen información electrónica sobre el producto que el vendedor o fabricante puede leer y adaptar según sus necesidades. Cada producto tiene su propio código, de manera que se puede realizar un seguimiento individualizado del proceso de suministro, embalaje y entrega.

Estas etiquetas son útiles para controlar y proteger las existencias de los productos. Además, la trazabilidad de los mismos desde origen permite controlar su calidad y vida útil para eliminar aquellos que sean defectuosos.

Por su lado, el Kanban es la metodología de gestión que nació en las fábricas de Toyota para conseguir que la producción se realizará en los tiempos adecuados. Esta consigue respaldarla y gestionar de forma visual el trabajo que se realiza.

Los fabricantes pueden disminuir los residuos implantando un sistema informatizado del Kanban, es decir, el eKanban, para visualizar el flujo de trabajo y de producción en tiempo real y así reducir errores.

En resumen, con una mayor visibilidad de los detalles de los procesos productivos se consigue una optimización de la producción, una reducción de los residuos y la prevención de retiradas debidas a productos defectuosos.

New Call-to-action