productividad global
29 Jul. 2021

El indicador de productividad global, un factor clave para las empresas actuales

 

La productividad global es un indicador que se utiliza para medir la gestión de una empresa. Este indicador muestra si se está realizando una correcta administración de la compañía y si esta está bien posicionada respecto al resto de empresas de su sector, detecta si existen cambios dentro de la productividad de la organización, etc.

La revisión del indicador de la productividad global es útil para realizar una evaluación de cómo está la empresa en este momento y poder implementar acciones de mejora continua, pero a la hora de calcularlo existen algunas dificultades.

En este artículo vamos a analizar en qué consiste la productividad global, qué significa que existan variaciones en ella y cómo se realiza su cálculo.

New Call-to-action

¿Qué es la productividad global?

La productividad global es la relación que existe entre los beneficios que se obtienen a partir de las ventas de los productos o servicios de una empresa y los recursos que se han destinado a la producción de los mismos.

La diferencia entre las anteriores variables ha de ser lo más grande posible, ya que los beneficios deben ser mayores a los recursos que se han dedicado y, si esto es así, la productividad global de la empresa será superior.

Pero para poder calcular la productividad global en una empresa se deben considerar otras variables que afectan de forma directa o indirecta, como serían las siguientes:

  • La competencia, ya que cuanta más exista, más difícil será realizar una venta o vender un producto o servicio a un precio más elevado. Por tanto, también será más complicado obtener un mayor beneficio por venta realizada.
  • La diferenciación frente a los competidores, ya que nos permitirá hacer una diferenciación por precios.
  • Los proveedores. Estos son un elemento clave para poder diferenciar el producto o servicio, porque determinan los costes de los recursos que se utilizan para la producción.
  • El poder de negociación ante los proveedores y ante los clientes, ya que con los primeros puedes conseguir mejores precios de compra y con los segundos puedes ofrecer tus productos o servicios a un precio más elevado. 
productividad global

¿Qué son la productividad global y la parcial?

La productividad parcial es el indicador que mide la cantidad producida con un tipo de artículo o servicio en una empresa. Por ejemplo, podemos identificar la productividad de trabajo, donde la operación a realizar sería dividir la producción de un artículo o servicio entre el número de horas de mano de obra que se le han dedicado.

Por tanto, la principal diferencia que existe entre la productividad global y la productividad parcial es que en la parcial analizamos una parte de la producción de la empresa a nivel interno y no con indicadores globalizados.

Así, podemos decir que la productividad global muestra una variable más compleja de lo que se puede analizar con la productividad parcial, pero que es posible realizar una simplificación y tener en cuenta todas las variables que afectan al indicador de forma directa para realizar una mejora continua en la empresa.

New Call-to-action

¿Cómo se calcula la productividad global?

El índice de productividad global es la división entre la productividad y el consumo de todos los factores que se generan en la empresa, como podemos ver en la siguiente fórmula:

Productividad Global = Producción obtenida / Factores utilizados

Este indicador permite analizar diferentes recursos que intervienen en la actividad empresarial. En cualquier caso, debe ser positivo y superior a 1 para que pueda considerarse que la compañía está bien posicionada.

Se trata de un indicador que mide la tasa de variación de la productividad global, que se obtiene en términos absolutos (es decir, se resta la productividad global actual a la del periodo anterior) o en términos relativos (en otras palabras, también se puede calcular el porcentaje de variación entre diferentes periodos). 

El resultado sobre la productividad global permite realizar una fotografía completa de la eficiencia de la empresa. Gracias a este indicador, la dirección puede obtener información sobre la evolución del rendimiento de la compañía durante un largo periodo de tiempo, comparar la situación de las empresas que operan dentro de un mercado, etc.

El problema de este indicador reside en que su cálculo es muy complejo, ya que para obtener la mayor exactitud en el resultado hay que incluir datos intangibles y con diferentes factores cuantificables.

Ejemplo de aplicación de la productividad global

Para ver un ejemplo de cómo se aplica la productividad global, pongamos que existe una empresa que tiene unos ingresos por producto de 20 euros por unidad y que, para producir cada una de las unidades, ha invertido 5 euros, para lo cual ha tenido que realizar una negociación previa con el proveedor.

Por otra parte, la compañía ha tenido otros gastos, como son los salarios, los costes de distribución de productos, los alquileres, etc., que en total suman 20.000 euros al mes.

La empresa ha tenido unas ventas de 4.000 unidades de su producto durante el último mes y ha obtenido unos ingresos de 80.000 euros, que equivalen a las 4.000 unidades vendidas por los 20 euros de precio de venta.

La compañía ha dedicado 20.000 euros en recursos para producir las unidades vendidas (es decir, 4.000 unidades con un coste de producción de 5 euros por cabeza), que se suman a los otros 20.000 euros de costes. Por tanto, ha tenido unos gastos totales de 40.000 euros.

Contando con estos datos, podemos calcular la productividad global de la siguiente forma:

Productividad global = 80.000 / 40.000 = 2

Como habíamos comentado, las ventas deben ser superiores al valor de los recursos que se han dedicado a cada una de las unidades, cosa que es así en este ejemplo. Si el resultado es superior a 1, son buenas noticias para la empresa, ya que cuanto mayor sea este indicador, mejor para la compañía.

Ahora que sabes qué es la productividad global, puedes encontrar datos más precisos para mejorar la toma de decisiones en tu empresa. Para ello, también te será de gran utilidad contar con un ERP. Los ERPs son herramientas que aportan toda la información para el análisis en tiempo real y de forma dinámica, con lo que ayudan a transformar la compañía para potenciar la capacidad de atracción de nuevos clientes y su fidelización. 

Además, dicho análisis conduce a la empresa a ser más productiva, cosa que soluciona un problema importante que suele ocasionar pérdidas a las organizaciones.

New Call-to-action