sistema de gestión
22 Jul. 2019

Beneficios de un sistema de gestión en el sector industrial

 

Para una empresa del sector industrial, son muchos los beneficios de tener un sistema de gestión (ERP) que esté orientado a sus procesos productivos. Las ventajas del sistema de gestión son tanto a nivel operativo como de control y seguimiento de sus procesos, pero antes de revisarlas, resulta necesario aclarar qué es un ERP. 

¿Qué es un sistema de gestión?

A grandes rasgos, un sistema de gestión o ERP es, sencillamente, un sistema de planificación de recursos empresariales. Se trata por tanto de una herramienta pensada para facilitar la gestión diaria, y por su evolución y posibilidades se ha convertido en imprescindible para la transformación digital de muchas compañías.

También para el control de las operaciones y del día a día de muchas empresas que ya han abrazado todo tipo de avances tecnológicos. No hay solamente un sistema de gestión genérico que puede servir para todo tipo de empresas. Los desarrolladores de ERPs suelen lanzar versiones específicas para diversos sectores. Entre ellos, para la industria, como Ekon Producción.

New Call-to-action

Los beneficios de un sistema de gestión para el sector industrial

Un sistema de gestión diseñado para el sector industrial no sólo recoge todo lo relacionado con el negocio que sucede en las oficinas. También lo que ocurre en las plantas de producción, ya que tiene todo lo necesario para registrar una imagen absolutamente fiel de los procesos de producción que se dan en planta. Y recoger toda la información relevante que suceda en ella. Pero sus ventajas en industria van mucho más allá.

Un ERP o sistema de gestión también puede ayudar a los empleados a organizar mejor la producción, dado que les facilita la interacción con las máquinas en planta. E incluso, si la empresa tuviese más de una planta de producción, también ayuda a facilitar la interacción entre ellas.

Por otra parte, de cara a la dirección de la empresa, un sistema de gestión específico para el sector industrial permite:

  • Que los directivos puedan contar con información esencial y clave sobre la eficiencia de los procesos que se desarrollan en la empresa o las plantas de producción de la compañía
  • Identificar cuáles son los procesos menos eficientes de todos los que se están desarrollando en la empresa.
  • Afrontar una mejora de la organización de la planta también es posible con un buen sistema de gestión.
  • Contar con la información necesaria para eliminar gastos superfluos y rebajar los costes.

sistema de gestión

El sistema de gestión como facilitador del proceso productivo

El ERP o sistema de gestión ofrece numerosas facilidades a la industria, como por ejemplo:

  • Facilitar la comunicación
  • Registrar y optimizar procesos
  • Colaborar en la medición de diversas variables claves del proceso productivo, como los costes unitarios.
  • Takt Time, es decir, el ritmo al que las unidades de los productos que fabrica la industria que utilice el sistema de gestión para cumplir con las exigencias de los consumidores; un ritmo que puede calcularse en base al tiempo que hay disponible, así como a las unidades que se necesita producir en un momento dado.

Un sistema de gestión es uno de los elementos que se pueden utilizar en una empresa para la simulación de escenarios empresariales que vayan o puedan darse en el futuro. También para predecir y probar qué puede suceder si se hacen cambios en diferentes variables relacionadas con la producción. Asimismo, aparte de conectar la planta de producción con las oficinas centrales y con administración, así como con las plantas de otras sucursales de producción de la empresa, en caso de que las hubiese, también permite que la planta de producción esté comunicada con otros departamentos, lo que mejora la coordinación con ellos. 

Eso sí, los beneficios del uso de un sistema de gestión en la industria se observan sobre todo si se ha elegido de manera adecuada, y de acuerdo con lo que necesita la compañía.

Para ello será necesario:

  • Antes de elegirlo, elaborar una lista de las necesidades, y comprobar cuál de los ERP preseleccionados por la empresa cumple más requisitos de los que figuran en ella.
  • Después hay que cuidar su implantación, que debe llevar a cabo un equipo de consultores experto.
  • Debe nombrarse un gestor del proyecto encargado de su gestión y manejo.

En definitiva, es necesario cuidar todos los detalles para que cualquier empresa del sector industrial sea capaz de aprovechar todo lo que ofrece un ERP industrial.

New Call-to-action