30 Jun. 2020

Tipos de trazabilidad y su relación con la tecnología

 

Los tipos de trazabilidad se han visto condicionados y determinados por la tecnología en los últimos años. Como consecuencia, han aparecido nuevas formas de optimizar la trazabilidad de todo el proceso comercial de una empresa.

En este artículo te explicamos qué significa este concepto, los tipos de trazabilidad que existen y cómo funciona la nueva gestión de la trazabilidad de un producto gracias a la tecnología. 

¿Qué es la trazabilidad?

Antes de describir los tipos de trazabilidad actuales, conviene recordar que esta es definida por la Organización Internacional para la Estandarización ISO 9000 como “la capacidad de rastrear la historia, la aplicación o la ubicación de lo que está bajo consideración” ISO (2005).

Así, la trazabilidad es una herramienta de identificación y registro de información que hace posible la mejora de los procesos de control de un producto para las empresas. Se aplica para mejorar estos procesos y aumentar la eficiencia de la compañía, así como reducir los costes ante fallos, mejorar el servicio al cliente, etc.

Un sistema de trazabilidad se debe tomar en cuenta como una estrategia proactiva basada en la información de la gestión de la calidad y la seguridad en los procesos. Este debe trabajar en favor de la prevención de riesgos o peligros que puedan surgir y de la reducción de errores en el proceso de rastreo, facilitando la identificación de los productos defectuosos.

New Call-to-action

¿Qué tipos de trazabilidad existen?

Existen 3 tipos de trazabilidad que dependen de la clase de producto y de su proceso de producción:

  1. Trazabilidad hacia atrás. Esta trazabilidad hace referencia al origen del producto o producción primaria, ya que se centra en el control de todos los productos que recibes de tus proveedores.
  2. Trazabilidad interna. Este tipo de trazabilidad se refiere al proceso interno, es decir, se vincula al producto que entra con los que se están distribuyendo a los clientes. Esto responde al control que debes tener del producto dentro de tus instalaciones.
  3. Trazabilidad hacia delante. En este caso, la trazabilidad se refiere a la entrega a destino y te permite conocer qué va a salir y el destinatario del producto. En ella, debes hacer una identificación del cliente y el producto, así como el lote de origen, la caducidad, el almacén de salida y la fecha de expedición.

En este cuadro detallamos en qué se fija cada uno de los tipos de trazabilidad existentes:

tipos de trazabilidad tabla

La tecnología aplicada a los tipos de trazabilidad

trazabilidad codifo de barras

El desarrollo de tecnología siempre ha condicionado y determinado los pasos a seguir para las operaciones logísticas y de transporte dentro de una empresa. Aunque en los últimos años este desarrollo ha sido más rápido, proporcionando nuevas herramientas a los diferentes tipos de trazabilidad:

  • Las nuevas tecnologías para registrar la identificación de los portes y la expedición de las mercancías, como los códigos de barras lineales de alta densidad de información (GS1 128), los códigos bidimensionales de forma matricial (DataMatrix) o las tecnologías NFC, han abierto muchas posibilidades de captación de información y comunicación entre los smartphones a corta distancia.
  • Por otro lado, los dispositivos GPS siguen evolucionando e incorporan cada vez mayores herramientas, además de ofrecer otras posibilidades con otros dispositivos de información de localización geográfica y cartográfica (GIS), cosa que ha permitido recoger y transferir información en tiempo real.
  • Los drones y dispositivos no tripulados han surgido con más fuerza para solucionar los problemas de movilidad entre las grandes ciudades, ya que son ligeros y fáciles de manejar de forma remota. Por tanto, se puede considerar que van a ser elementos imprescindibles para empresas que se encargan de la paquetería o el reparto a corta distancia.
  • Por lo que respecta a la automatización y la robótica en los almacenes, estas se van a encargar de transformar y optimizar los flujos de trabajo, cosa que va a permitir que puedan sustituir a los humanos en los almacenes o en las empresas de distribución.
  • El Internet de las cosas (IoT) es la tecnología que da inteligencia a los seres tecnológicos y a los negocios, ofreciendo grandes posibilidades a través de la interconexión de todos los elementos que forman parte de la cadena de suministro. Gracias a esta tecnología, puedes tener un control en tiempo real de los trayectos que realizan los productos o conocer de forma más eficiente las rutas para llegar a un determinado destino.
  • Por último, el Big Data es la tecnología que te permite recoger toda la información que se crea o genera a lo largo de la cadena de suministro de tu empresa. A través del análisis, ayuda a mejorar la eficiencia de los procesos productivos, distribuir los productos de una manera más ágil, hacer un seguimiento más eficaz de los productos, etc.

New Call-to-action

Suppliers 4.0.: la nueva gestión de la trazabilidad de un producto

Existen diferentes herramientas, como el Big Data, el Internet de la cosas (IoT), las soluciones Cloud, los drones, etc. que se han integrado con otras que ya se estaban utilizando desde hace años. 

La integración de la logística digital con la logística que se ha utilizado de forma tradicional resulta interesante. Entre las ventajas de este nuevo modelo se encuentran la disponibilidad de producto, la visibilidad del mismo para el cliente y la gestión de la calidad. 

Entre las desventajas, existe la gran resistencia al cambio que presentan muchas empresas, ya que, actualmente, hace falta cierta valentía para usar algunas de las nuevas tecnologías. Un ejemplo son los drones, para los que aún no existe una normativa ni una solución específica. De todos modos, las soluciones que ofrecen los drones son viables para la logística y eso permite que el desarrollo robótico se esté extendido por muchas empresas a la hora de gestionar la trazabilidad de sus productos.

La transformación digital de los almacenes tiene un alto coste y, en muchas ocasiones, el retorno de la inversión no se ve de forma clara. Por eso existe una resistencia a la digitalización total de los almacenes. 

No obstante, existen oportunidades para mejorar el desarrollo tecnológico de la trazabilidad de los productos. La visibilidad y la transparencia en la cadena de suministro son cada vez mayores. Incluso se pueden proponer mejoras, impulsando así un modelo colaborativo en diferentes empresas.

El riesgo fundamental se encuentra en querer abordar diferentes caminos a la vez, ya que se dispone de demasiada información, más de la que una empresa puede controlar. Así, lo importante es priorizar, ya que en muchas ocasiones las empresas no saben las ventajas que las herramientas de mejora de la trazabilidad pueden aportarles.

La conexión de todos los elementos de la cadena de suministro, así como de sus operaciones, productos y servicios resulta bastante complicada. No obstante, los sistemas de seguimiento o de trazabilidad se están adaptando a marchas forzadas a las nuevas tecnologías. 

New Call-to-action

Cada vez es más frecuente el uso de sistemas Radio Frequency Identication (RFID) y, por tanto, es más habitual encontrarse con dispositivos conectados. Estos dispositivos generan señales que se transforman en datos, posibilitando la actividad del Internet de las cosas (IoT). Los datos se deben trasmitir mediante diferentes interfaces y se almacenan en un sitio concreto. A veces este sitio es la nube y otras veces son dispositivos de alta seguridad. Una vez almacenados, los datos pueden depurarse y analizarse para obtener información que permita tomar decisiones a la empresa. Estas decisiones generan órdenes en forma de datos que se pueden reenviar a otros dispositivos.

Algunos ejemplos de gestión de la trazabilidad de un producto

Podemos analizar la aplicación de diferentes tipos de trazabilidad en las siguientes empresas:

SEUR MRW LOGISTA
Trazabilidad SEUR ha puesto en marcha la solución ‘predict’, que pretende satisfacer la demanda de entregas al cliente final. El cliente final recibe la entrega, generalmente en casa o en la oficina, y este sistema permite contactar con él para optimizar la entrega, ofreciendo diferentes alternativas posibles.

El uso de los datos le ha permitido a SEUR aumentar su capacidad de predicción, gracias al análisis de la información a través del Big Data.

La incorporación de las nuevas tecnologías en MRW ha permitido a la empresa reducir costes y manejar un mayor volumen de envíos, llegando a duplicar la capacidad de gestión de los mismos.

En MRW, el personal de reparto puede interactuar con el cliente y también puede contactarlo por vía electrónica y optimizar la entrega.

Sin embargo, durante el último kilometro el proceso todavía es manual.

En LOGISTA generan grandes volúmenes de datos y no siempre es factible poder ordenarlos y estructurarlos. 

Pero LOGISTA ha conseguido gestionar sus almacenes de forma autónoma y predictiva. Gracias a los datos y a la trazabilidad, los almacenes conocen información detallada sobre los artículos y sobre el parque automovilístico (posicionamiento, aceleración, temperatura, carga, volúmenes, etc.).