Conecta

Productividad global de la empresa: qué es y cómo calcularla

Conocer la productividad global de la empresa es una de las mejores formas de saber si está siendo competitiva en el mercado y si su eficiencia es la idónea o puede mejorarse.

En este post veremos algunos de los aspectos que influyen en la productividad global y cómo podemos calcularla asignándole un valor numérico objetivo.

Productividad global: ¿qué implica?

Entendemos por productividad global la relación que existe entre:

  1. Los beneficios que obtenemos a partir de la venta de productos o servicios.
  2. Los recursos que hemos destinado a la producción de dichos productos o servicios.

Cuanto mayor sea la diferencia existente entre ambas variables y siempre que los beneficios sean mayores que los recursos, mayor será también la productividad global.

New Call-to-action

Sin embargo, a pesar de que, como veremos en el apartado siguiente, podemos calcular nuestra productividad global empleando solo estas dos variables, lo cierto es que existen otras que pueden afectarles de forma directa o indirecta. Veamos algunos ejemplos:

  • La competencia, ya que cuanto mayor sea esta, más dificultad tendremos para vender nuestros productos y servicios a un precio elevado y, con ello, obtener un mayor beneficio por venta.
  • La diferenciación frente a la competencia, que será clave para poder elevar nuestros precios. Por ejemplo, empleando la tecnología para crear un marketing más personalizado.
  • Los proveedores, quienes serán decisivos a la hora de determinar el coste de los recursos que usaremos en nuestro proceso de producción. En caso de dedicarnos a la venta minorista, no existirá un proceso de producción en sí, pero los proveedores también serán un elemento clave para nuestra productividad global.
  • Nuestro poder de negociación, con el que podremos conseguir mejores precios de compra ante nuestros proveedores y mejores precios de venta ante nuestros clientes.
  • Nuestros trabajadores, ya que, en función de su rendimiento, podrán contribuir a que la generación de beneficios sea mayor o menor.
  • El tiempo empleado en todo el proceso, que también deberíamos cuantificar. Determinadas soluciones como un ERP pueden contribuir a un ahorro considerable de tiempo.

Ahora que ya hemos comprendido todo lo que hay detrás de la estimación de nuestra productividad global, veamos la fórmula que nos permite calcularla.

productividad global

Productividad global: ¿cómo calcularla?

Podemos calcular nuestra productividad global de forma muy sencilla a partir de las dos variables principales que veíamos en el apartado anterior:

Productividad global = Beneficios / Recursos

Por ejemplo, supongamos que en nuestra empresa vendemos un producto determinado a 20 € la unidad. Para producir cada unidad de producto hemos invertido 5 €, para lo cual hemos tenido que usar nuestro poder de negociación con el proveedor. Además, tenemos que asumir otros gastos necesarios (el salario de nuestros trabajadores, la distribución de los productos, alquiler de local…) que ascienden a 20.000 € al mes.

New Call-to-action

Ahora vamos a imaginar que, gracias a nuestros canales de difusión, vendemos 4.000 unidades de producto en un mes. En ese caso, nuestros beneficios ascenderán a 80.000 € (4.000 productos por un precio de venta de cada uno a 20 €). En cuanto a los recursos, hemos invertido un total de 20.000 € más los costes de producción, que equivalen a otros 20.000 € (4.000 productos a 5 € de coste por cada uno de ellos). En total, 40.000 €.

De acuerdo con la fórmula indicada, podemos calcular nuestra productividad global de la siguiente manera:

Productividad global = 80.000 / 40.000 = 2

Como comentábamos antes, los beneficios deben ser superiores al valor de los recursos empleados para que la situación sea positiva. En otras palabras, si el resultado de esta operación es mayor que 1, entonces será buena señal para nosotros. Y cuanto mayor sea, mejor.

Por lo tanto, como hemos visto a lo largo de este artículo, la productividad global es una variable más compleja de lo que a simple vista puede parecer, pero que puede simplificarse siempre que conozcamos la fórmula que hemos ejemplificado y siempre que se tengan en cuenta todas las variables que le afectan directamente.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.