Conecta

El registro de la jornada laboral en 2020

A partir de mayo de 2019, cuando se editó la ley de control horario, todas las empresas tuvieron que adaptar su modo de registro de la jornada laboral.

Sin embargo, desde que empezó el confinamiento, tanto la mayoría de las empresas como gran parte de los empleados por cuenta ajena se han visto en la necesidad de cambiar sus sistemas de producción debido a la crisis sanitaria, y esto ha afectado también al control horario.

Un cambio de paradigma en el registro de la jornada laboral 

Seguir hablando simplemente de entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) en estos momentos no es suficiente, ya que estamos viviendo uno de los momentos de mayor incertidumbre desde la Segunda Guerra Mundial.

Ante esta realidad, que impide trabajar de forma presencial a la totalidad del tejido productivo que se clasifica como “no esencial”, cabe hacerse una pregunta: ¿qué está sucediendo con algo tan fundamental como el registro de la jornada laboral de todas las personas que están trabajando desde sus hogares por obligación? 

La improvisación forzada por un confinamiento que empezó de la noche a la mañana y que en muchos casos ha conllevado el teletrabajo, ha sorprendido a las empresas sin las herramientas adecuadas para algo que había sido uno de los asuntos legales estrella de las relaciones laborales durante 2019: el control horario.

Desde mayo de 2019 este se impuso por ley a todos los trabajadores por cuenta ajena, con la finalidad de controlar con exhaustividad las horas trabajadas contra las abonadas y por tanto cotizadas en la Seguridad Social. 

Una medida que, originalmente, también estaba pensada para alcanzar una mejora en la conciliación de la vida personal con la laboral y para penalizar el exceso de horas trabajadas mediante la actuación de la autoridad laboral (inspección de trabajo), que obliga a su abono y cotización al sistema de la Seguridad Social.

Pero el hecho de que, en las circunstancias actuales, muchos empleados por cuenta ajena tengan que trabajar desde sus hogares ha trastocado todos los principios esenciales de la legislación y la finalidad con la que fue concebida.

New Call-to-action

La falta de medios para el control horario en los hogares

La premura con la que muchas empresas y empleados por cuenta ajena han tenido que obedecer la obligatoriedad del confinamiento, que ha llevado a muchos a tener que trabajar desde sus domicilios, ha modificado de facto e involuntariamente el uso y aplicación de la normativa que afecta al registro de la jornada laboral en 2020. 

Los medios de control físico clásicos que se encuentran en los centros productivos de trabajo, como las tarjetas de uso personal o el control por huella dactilar para los fichajes, han perdido su sentido estos días.

Trabajar desde casa no requiere tan solo de unas nuevas rutinas y disciplinas a la hora de ser productivos, también de un cambio de medios si se quieren seguir cumpliendo las normativas laborales estipuladas sobre el control horario

Cómo conciliar el registro de la jornada laboral con el teletrabajo

Muchas empresas han tenido que modificar su sistema productivo sobre la marcha, ya que al no tener aplicados sistemas de transformación digital efectivos como los ERP (que integran todos los ámbitos productivos del negocio), han tenido que improvisar y empezar a trabajar usando hojas de cálculo, documentos de texto, mensajería instantánea, videoconferencias, etc.

Así, en muchos casos, el registro de la jornada laboral en 2020 ha pasado a un segundo plano

Con el fin de seguir aplicando el control horario durante la crisis sanitaria, mientras las leyes en esta materia no cambien, desde ekon proponemos las siguientes medidas:

  • Fomentar el uso de aplicaciones y/o ERP de integración de procesos productivos con los que el empleado, en remoto, pueda seguir produciendo según las necesidades de cada negocio. Estas herramientas, además de facilitar el trabajo, permiten identificar a qué hora se conecta cada usuario, el tiempo efectivo de conexión y la hora de desconexión, datos que hacen posible el registro de la jornada laboral.

New Call-to-action

  • Desde el departamento productivo correspondiente o desde el de recursos humanos, enviar a los empleados el nuevo horario de trabajo estipulado o la jornada necesaria para que la empresa siga activa. Esta comunicación es de máxima prioridad de cara a la autoridad laboral y para actualizar las necesidades productivas de la empresa.
  • Al mismo tiempo, enviar al trabajador en remoto todas aquellas pautas de buenas prácticas que puedan ser aplicadas desde el hogar y que la empresa no pueda controlar desde la distancia. El objetivo de esta medida es garantizar su bienestar y la máxima productividad, además de evitar alargar la jornada laboral de forma innecesaria.

Presente y futuro del registro de jornada laboral en 2020 

La situación de excepcionalidad que estamos viviendo parece haber causado una relajación por parte de las autoridades respecto al registro de la jornada laboral en 2020. Pero no es evidente que esta vaya a continuar cuando la crisis pase, aunque tampoco está claro si lo normal en un futuro será mantener el trabajo a domicilio. 

Existe la posibilidad de que lo que comenzó a causa de una emergencia se acabe implantando definitivamente y, en tal caso, las autoridades deberán plantear también una revisión del concepto de control horario y de su aplicación legislativa.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.