Almacen Inteligente
9 Sep. 2022

Almacén inteligente: la solución tecnológica para optimizar recursos

 

La tecnología ha llegado al mundo de la logística y la distribución para revolucionarlo. Con ella se está consiguiendo que las empresas optimicen sus recursos y que todos los sistemas se automaticen para que sea posible una mejor gestión. Dentro de esta realidad, el almacén inteligente es el futuro del sector. Y es que cada vez son más los negocios que están descubriendo sus beneficios e implantándolo en sus naves.

En Ekon queremos darte a conocer las últimas novedades de tu sector para que puedas implementarlas y conseguir una rentabilidad mayor para tu compañía. Por eso, en esta ocasión compartimos más detalles sobre los almacenes inteligentes y sus tecnologías clave.

New Call-to-action

¿Qué es un almacén inteligente?

Un almacén inteligente es el paso superior a los almacenes automáticos. Y es que en los almacenes inteligentes se utiliza tecnología extra para conseguir que sean más eficientes y productivos, para optimizar el almacenamiento. 

Toda la maquinaria que se usa es independiente y, además, el software que los controla es clave para optimizar el espacio, llevar un mejor control y evitar los procesos manuales.

Ubicaciones del almacén inteligente

Antes de instalar un almacén inteligente hay que llevar a cabo un análisis exhaustivo de la ubicación en la que se va a implantar.

Para ello hay que tener en cuenta el tipo de producción, los costes que se derivan de la misma, la demanda existente de los productos y la competencia. Con toda esta información se puede designar cuál es la mejor localización y preparar el espacio para poder crear un almacén inteligente en las condiciones idóneas.

Almacén caótico

Los almacenes inteligentes permiten convertir el espacio en un almacén caótico. Este nombre no significa que no se sepa dónde están ubicados los productos, sino que se optimiza al máximo todo el lugar gracias a los softwares.

En un almacén caótico no hay un espacio designado para cada producto. En lugar de eso, estos se van almacenando en las ubicaciones que quedan libres y se deja constancia de la localización de cada uno de ellos a través de un ERP de logística y distribución.

Tecnologías clave en los almacenes inteligentes

Los almacenes inteligentes utilizan tecnologías avanzadas para todos sus procesos que permiten que estos sean automáticos e independientes, y que se consiga el máximo rendimiento del espacio.

Las principales tecnologías que se utilizan son las siguientes:

New Call-to-action

Big Data

Los dispositivos IoT son fundamentales para cualquier sistema inteligente, y en los almacenes también.

Gracias a ellos se puede controlar el estado de toda la maquinaria, optimizar el inventario y llevar a cabo la planificación de todos los procesos.

Gracias al Big Data se recogen todos los datos de relevancia que tienen que ver con el almacén y con la propia empresa. Y esto sirve para establecer una comunicación fluida e inmediata en y entre todos los equipos, para mejorar la trazabilidad de los productos que permanecen en el almacén inteligente y para aumentar la competitividad de la compañía.

Robots colaborativos

Los robots colaborativos son otro elemento imprescindible para los almacenes inteligentes. Su diseño permite una colaboración estrecha y sin incidentes entre el personal y los robots, sirviendo estos últimos para asistir a los humanos en las tareas que sean más difíciles de llevar a cabo por cuestiones de peso o manejo.

El uso de este tipo de robots permite optimizar al máximo todo el espacio disponible, principalmente en las zonas altas del almacén, y ayuda a reducir los costes de la compañía.

Robots móviles y autónomos

Los robots móviles autónomos son vehículos que permiten agilizar el transporte dentro de los almacenes inteligentes. Llevan a cabo traslados de mercancía por todo el almacén de una forma más rápida y eficiente.

Estos robots están programados con el software de navegación de la empresa, por lo que pueden variar rutas y hacer todo tipo de modificaciones en tiempo real.

Sistemas de verificación

Otro elemento imprescindible en los almacenes inteligentes son los sistemas de verificación. Con ellos se puede controlar el estado de los materiales y la coincidencia de los paquetes con el pedido vinculado. Además, al detectar cualquier fallo o error permiten corregirlo de inmediato.

Captan golpes, roturas y cualquier incidente que pueda deteriorar el estado óptimo de los productos que deben ser enviados a los clientes finales.

Conclusión

Los almacenes inteligentes son el presente y el futuro de la logística. Permiten optimizar espacios, aumentar la velocidad y la precisión de todas las operaciones que se lleven a cabo, controlar la calidad, aumentar la seguridad de los empleados y disminuir los costes que la empresa debe asumir.

Para complementarlos, en Ekon tenemos la solución ideal para tu negocio. Y es que con nuestros software ERP podrás gestionar y controlar todos los procesos que se lleven a cabo en estos espacios. 

New Call-to-action