efecto latigo
16 May. 2022

Cómo evitar el efecto látigo

 

El efecto látigo es uno de los problemas que se dan más comúnmente en las cadenas de suministro. Por ello, es necesario entender en qué consiste, cuáles son sus consecuencias y, sobre todo, cómo se puede evitar.

El impacto que tiene el efecto látigo empieza en el momento de la fabricación y se extiende hasta el punto en el que el producto llega al consumidor final. Por tanto, es de vital importancia que tu compañía sepa gestionarlo debidamente y tenga todas las herramientas necesarias para prevenirlo.

Esto pasa por contar con un sistema práctico y útil, como el ERP de Ekon. Algo que hoy en día es imprescindible para todas las empresas, ya que ayuda a controlar, gestionar y prever cualquier variación que pueda originarse. ¿Quieres saber más al respecto?

New Call-to-action

¿En qué consiste el efecto látigo?

El efecto látigo, también conocido como bullwhip effect, se produce cuando las empresas sufren variaciones entre la demanda real de los consumidores y la de los intermediarios que intervienen en la cadena de suministro. Esta situación provoca importantes desbarajustes en los distintos niveles de esa cadena, puesto que afecta a la producción, al stock, al almacenamiento e incluso a la distribución. 

Cuando hay más demanda de un producto en concreto por parte de los consumidores, el punto de venta que se lo suministra aumenta, a su vez, su propia demanda a los proveedores. Y lo hace por encima de las necesidades reales de los clientes para poder contar con un stock de seguridad y aprovechar, así, los descuentos que se pueden obtener al realizar un gran pedido de compra. 

Al hacer esto, las consecuencias van ascendiendo por los diferentes niveles de la cadena de suministro. Y es que los distribuidores también aumentarán su demanda, los almacenes harán lo mismo… y se originará una sobreproducción del producto. 

Además, inevitablemente se empezarán a producir retrasos en el suministro. Y los distribuidores aprovecharán la oportunidad para acumular una mayor cantidad de pedidos y así ahorrar en tiempo y costes. 

Esta situación de demanda por parte de los clientes y falta de suministro en los puntos de venta va a desencadenar una mayor demanda. Cosa que se deberá a que todos los niveles interesados van a ampliar todavía más sus pedidos, para contar con un mayor stock de seguridad. 

¿Cuáles son las consecuencias del efecto látigo?

Como hemos dicho anteriormente, el efecto látigo provoca una reacción en cadena que afecta a todos los niveles de la cadena de suministro. Y esta tiene consecuencias importantes que conviene tener en cuenta:

  • La percepción de la demanda se irá distorsionando respecto a la realidad y a las necesidades de los consumidores.
  • Los diferentes stocks de seguridad se ampliarán, cosa que va a conllevar un aumento de los costes.
  • El fabricante aumentará la producción asumiendo costes que no se corresponden con la demanda real de los productos, por lo que estará incrementando la fabricación de manera innecesaria.
  • La empresa realizará una mayor inversión en costes de inventario, almacenamiento y logística.
  • Ante la excesiva cantidad de producto sin demanda real, los costes del mismo deberán acabar por reducirse, lo que generará pérdidas para todas las partes involucradas.
New Call-to-action

¿Cómo evitar el efecto látigo?

Para evitar o mitigar el efecto látigo es necesario llevar a cabo una serie de acciones en las que deben participar todos los actores que intervengan en la cadena de suministro:

Mantener una buena comunicación

La comunicación entre las diferentes partes y, sobre todo, entre el equipo interno de cada uno de los niveles de la cadena de suministro es clave. Entender qué está pasando, valorar la situación y comunicarse fluidamente ayudará a mitigar el efecto látigo e incluso a evitarlo.

New Call-to-action

Asegurar la transparencia

La transparencia es fundamental. Y para que exista es imprescindible contar con herramientas digitales que permitan visualizar cuál es la situación real a todos los actores. Un ERP como el de Ekon facilitará que la transparencia sea máxima y, por tanto, que se puedan controlar todos los procesos y evitar una sobredemanda de los productos. 

Realizar una buena previsión de los tiempos de abastecimiento

Uno de los primeros síntomas que provoca el efecto látigo es el retraso en el abastecimiento de los productos solicitados. Cuando esto suceda es cuando el monitoreo de los productos y la aplicación de los sistemas de trazabilidad a través de un software como el ERP Ekon Cadena de Suministro será imprescindible. 

Este tipo de herramienta permitirá conocer qué está sucediendo en tiempo real y poder tomar medidas rápidas en el momento oportuno.

El efecto látigo es uno de los principales problemas con los que las empresas se encuentran en sus cadenas de suministro a diario. Pero con una buena organización y previsión, evitarlo y mitigarlo es posible; algo que sin duda es necesario para reducir costes.Un programa ERP como el que te ofrece Ekon facilitará que esto sea posible llevando a cabo, en tiempo real y sin margen de error, un control exhaustivo de todo lo que está sucediendo en cada uno de los procesos. ¿Cuenta tu compañía ya con uno?

New Call-to-action