costes de una empresa
30 Nov. 2021

Cómo reducir los costes de una empresa por el coronavirus

 

La crisis provocada por la COVID-19 ha causado verdaderos estragos entre las empresas españolas. Desde el confinamiento de abril de 2020 y hasta bien entrado 2021, las compañías se han tenido que enfrentar a una serie de problemas que han puesto en jaque su negocio. La situación ha sido complicada y en muchas ocasiones las ayudas públicas no han sido suficientes, por lo que saber reducir los costes de una empresa se ha vuelto más importante que nunca.

Por suerte, parece que se ve la luz al final del túnel, y las compañías que han logrado sobrevivir ya se plantean medidas para reducir los gastos causados por el coronavirus y así garantizar su viabilidad. Existen varias opciones para empezar. A continuación te explicamos algunas de las más relevantes.

New Call-to-action

Consejos para reducir los costes de una empresa por el coronavirus

No existen fórmulas mágicas para ahorrar. Las organizaciones necesitarán realizar inversiones en digitalización o hacer ciertas renegociaciones si quieren minimizar gastos y capear mejor el futuro pospandemia. 

Sin embargo, es importante tomar conciencia desde ya y empezar a tomar las medidas que sean posibles para reducir los costes de empresa, siguiendo algunos de los siguientes consejos:

Renegociar servicios con los acreedores

La crisis causada por el coronavirus puede ser el momento ideal para renegociar algunos contratos con los principales acreedores de tu compañía, fundamentalmente los proveedores y las entidades financieras

Esta medida para reducir los costes de una empresa se resume en revisar los contratos y ver si, jurídicamente, se pueden modificar algunos de sus aspectos para ahorrar.

En el caso de las entidades financieras, si la empresa cuenta con muchos servicios contratados, puede ser interesante renegociar una mejora en las condiciones de la financiación, como los tipos de interés, los plazos de amortización o las comisiones. Incluso se puede tantear el cambio a un banco que ofrezca mejores condiciones.

Cambiar las condiciones con los clientes

Aunque no es una medida estricta de ahorro, puede ayudar a gestionar de una forma más eficiente las cuentas a cobrar. Por ejemplo, puedes empujar a tus clientes a pagar con mayor antelación, modificando la fecha de vencimiento de tus facturas o planteando descuentos por pronto pago.

Así, podrás obtener liquidez antes y gestionar mucho mejor tu tesorería. Esto te permitirá hacer una previsión más adecuada de las necesidades de liquidez de tu organización.

New Call-to-action

Utilizar el renting o el leasing en lugar de comprar activos 

Tradicionalmente, la inversión en inmovilizado ha requerido de un importante desembolso por parte de la compañía que se amortizaba en varios años. Pero en la actualidad existen otras fórmulas para utilizar procesos productivos sin necesidad de pagar todo el coste de la maquinaria y los equipos de trabajo.

Dos de ellos son el renting y el leasing, que permiten alquilar los equipos durante la actividad de la compañía sin necesidad de realizar un fuerte desembolso económico. 

Además, existen otras opciones para reducir los costes de una empresa como el lease-back, que hace posible obtener liquidez por el inmovilizado sin renunciar a su uso y disfrute.

La correcta gestión de los impuestos 

Antes del coronavirus, pocas empresas se preocupaban por gestionar de forma correcta sus impuestos. Sin embargo, a raíz de la crisis, la gestión tributaria ha adquirido una importancia significativa para ahorrar costes empresariales. Por ello, puede ser interesante contar con los servicios de un asesor fiscal.

Algunos de los consejos a tomar en cuenta a nivel fiscal para reducir los costes de tu empresa son revisar las bonificaciones y deducciones, comprobar si se pueden aplazar algunos impuestos o fraccionar otros o utilizar algunas de las opciones que contempla la legislación, como el IVA de caja.

Eliminar oficinas

Una de las consecuencias más importantes que la expansión del coronavirus ha tenido sobre la economía ha sido la consolidación del teletrabajo como fórmula alternativa a los tradicionales modelos presenciales. Nos vimos obligados a trabajar desde nuestras casas de forma precipitada, y muchas personas todavía continúan su actividad bajo este modelo.

Esto ha permitido, entre otras cosas, que muchas empresas ahorren costes, eliminado o reduciendo oficinas y espacios de trabajo que hasta ahora parecían inamovibles. Y, sobre todo, flexibilizando la posibilidad de teletrabajar para sus empleados.

Digitalización

Una de las necesidades más acuciantes de las compañías tras la crisis del COVID es, sin duda, la necesidad de digitalizarse. Haciéndolo, han eliminado al máximo posible la necesidad de utilizar papel y evitado errores humanos

New Call-to-action

Pero la digitalización va mucho más allá, porque permite reducir mucho los costes de una empresa. ¿Cómo? Automatizando la gestión de los sistemas empresariales a través de un ERP o un CRM, evitando desplazamientos, reduciendo el papel y la tinta al mínimo imprescindible o, como ya hemos apuntado, animando a sus empleados a teletrabajar. Además, la digitalización aumenta la productividad, que es una manera indirecta de reducir ciertos costes.

costes de una empresa

Ajustar el sueldo de los altos directivos y posponer contrataciones

Dicen que en épocas de crisis hay que apretarse el cinturón. Y los primeros que deben dar ejemplo son los propios directivos, ajustando su sueldo o los beneficios que obtienen. Sin ir más lejos, en España, algunas grandes compañías han reducido entre un 10 y un 30 por ciento el sueldo de sus directivos para dar respuesta a la crisis de la COVID-19, una medida de reducción de los costes de empresa que se está difundiendo por todo el planeta

Además, si tenías previsto contratar empleados, puedes posponer esta decisión, especialmente si los puestos en los que se iba a ampliar la plantilla no son del todo necesarios. 

¿Cuánto puede llegar a ahorrar una compañía gracias a estos consejos?

Dependiendo de las acciones que tu compañía lleve a cabo, podrá ahorrar más o menos. Sin ir más lejos, y según las estimaciones de EffiWork, si el teletrabajo se mantuviese todo el año como lo hizo durante los tres meses de confinamiento total, las empresas españolas ahorrarían de media entre 1.000 € y 5.000 € al año por empleado, y hay otras estimaciones que incluso elevan esta cifra hasta los 10.000 € por empleado y año.
Lo mismo ocurre con otras medidas similares. Cada una de ellas proporciona un ahorro significativo, aunque en algunos casos sea necesaria una inversión inicial para llevarlas a cabo. Así que, si buscas empezar a reducir los costes de tu empresa para paliar los efectos del coronavirus, estos ejemplos te ayudarán a saber por dónde empezar.

New Call-to-action