plan de produccion
10 Ago. 2022

Análisis previo y desarrollo de un plan de producción

 

Elaborar un plan de producción es un paso fundamental previo al proceso de fabricación de los productos de tu empresa. Si tienes cada punto bien planificado con anterioridad, la siguiente etapa se desarrollará mucho mejor en todos los sentidos. 

Esto te permitirá tomar mejores decisiones, tras visualizar gráficamente los elementos que participan en la fabricación, los factores que pueden influir en ella y los recursos de los que dispones. Y para que los plazos y los pedidos se vean afectados lo mínimo posible por contratiempos, puedes ayudarte de herramientas que faciliten la planificación. 

Planificar la fabricación sirve para fijar la temporalidad y determinar el desarrollo del proceso productivo, siguiendo los objetivos marcados desde la gerencia. Pero, antes de profundizar más en cómo preparar un plan de producción, debes saber qué analizar previamente, porque también es importante. Te lo explicamos.

New Call-to-action

Qué analizar antes de planificar la fabricación

En primer lugar, tienes que analizar cuál es el procedimiento a seguir a la hora de iniciar la fabricación de las unidades. Necesitas tener cada pieza en el lugar adecuado del engranaje para que el resultado sea un éxito. ¿Y cuáles son estas piezas? Principalmente, los recursos humanos y los materiales (operarios, materias primas, máquinas, equipos informáticos, etc.), ambos imprescindibles en una factoría o planta. 

Planificar la fabricación implica tener listos todos esos elementos participantes, así como tener bien gestionados los procesos que se llevarán a cabo. Esto incluye la realización de pedidos, las órdenes de trabajo, la organización de turnos laborales y la asignación de recursos, entre otros procedimientos relacionados con el aprovisionamiento o la logística interna

Las mediciones y los controles en ambos aspectos son esenciales para cubrir las expectativas de planificación que marques en cada línea productiva. Te permiten cuadrar las diferentes fechas en el calendario para cumplirlas si no hay cambios. A partir de ahí, podrás identificar lo que funciona y lo que debes mejorar o cambiar a lo largo de todo el proceso productivo. 

Cómo desarrollar un plan de producción

Con todo claro tras el análisis previo, puedes comenzar el desarrollo de tu plan de producción. Esto consiste en fijar los pasos que deben seguirse para fabricar un producto, determinando al mismo tiempo los materiales necesarios para ello. Así, afecta tanto a la cadena de suministros como al transporte. 

Este documento recoge el también llamado plan maestro de producción (PMP), en el que debes indicar lo que vas a producir, en qué cantidades y en qué tiempos. Planificar la fabricación te permite definir la capacidad productiva de tu empresa, un conocimiento que es clave para poder cumplir con las entregas de pedidos a tus clientes en los plazos acordados, así como para lidiar mejor con los imprevistos que puedan surgir. 

El objetivo de un PMP es minimizar las incidencias que puedan aparecer. A la hora de elaborarlo, debes tener en cuenta unos factores clave:

  • Las ventas. Saber con previsión y precisión cuáles van a ser las ventas es imprescindible para ajustar la producción, incluídos todos los recursos que resultan necesarios. 
  • Las existencias. La gestión de los inventarios también es otro factor relevante para fijar la demanda de materias primas y de productos semifinalizados dentro del flujo productivo. 
  • La escalabilidad. Con esto nos referimos a que los trabajadores deben determinar cuáles son las prioridades y organizar el proceso de producción en base a ellas. Así, la gestión de compras, la logística y la fabricación se coordinan perfectamente. 
  • La idoneidad. Con el PMP también se pueden gestionar los flujos y la capacidad de la planta, estableciéndose a la vez los límites productivos.

Dicho esto, lo ideal es que sigas una serie de pasos o etapas para preparar tu plan de producción. A continuación te los describimos.

New Call-to-action

Previsión de la demanda 

Simplemente, consiste en identificar cuál es la demanda de cada uno de tus productos finales, una vez que salgan de la fábrica. Para hacer esta previsión, consulta la planificación estratégica incluida en el plan de empresa. 

Conocimiento de los recursos disponibles 

Tras el primer paso, debes identificar los recursos disponibles y los que se requieren para fabricar las unidades. Es decir, la materia prima, la mano de obra, la maquinaria, los equipos, etc. Si consigues una estimación adecuada de lo que se necesita, puedes planificar los stocks del almacén y así reducir el coste de almacenamiento.

Por otro lado, conviene cuantificar los materiales que van a participar en el proceso productivo, cuántas unidades van a salir de él y en qué momentos. De esta forma serás capaz de organizar las cargas de trabajo y la duración de las jornadas laborales de los operarios. 

Elaboración de estrategias de planificación 

En este paso se requiere la coordinación entre el director de operaciones y el jefe de producción. Entre ambos deben establecer las estrategias para planificar la fabricación, sin quitar ojo a cómo evoluciona la demanda. En otras palabras, ajustando el ritmo productivo al del mercado. 

Análisis de la capacidad para resolver conflictos 

La etapa final se basa en analizar la capacidad que se tiene de actuar con prevención ante posibles conflictos o problemas. Hay que identificar aquellos que pueden perjudicar a los trabajadores, a los clientes o, en general, a la empresa. 

Ejemplo de un plan maestro de producción

Ahora que sabes cómo desarrollar un plan maestro de producción, para pasar de la teoría a la práctica, en esta tabla te mostramos las diferentes variables que incluye. En él pueden aparecer diferentes referencias dentro de una misma familia de productos, distintos porcentajes de la planificación e incluso la capacidad promedio de la factoría.

plan de produccion

Si quieres que las tareas necesarias para planificar la fabricación en tu compañía sean más sencillas, rápidas y de utilidad, elige un programa adecuado para gestionarlas. Por ejemplo, el software EKON Producción, que está especializado en este sector y te permite mejorar la eficiencia y la productividad del negocio, además de ser ágil, integral y rentable

Uno de sus puntos fuertes es la predictibilidad, algo muy importante en un plan de producción, como ya has visto. Te permite reducir la incertidumbre operativa, al predecir costes, tiempos y lead times, y adaptar el proceso productivo a situaciones imprevistas. Además, facilita enviar los productos en los plazos fijados, con lo que mejorarás el nivel de satisfacción de tu clientela.

New Call-to-action